La cirugía para curar la diabetes alcanza una tasa de éxito del 81%

El Dr. Jorge Solano, jefe de la Unidad de Cirugía Laparoscópica Avanzada de Hospital Quirón Zaragoza, acaba de mostrar los primeros datos de la cirugía metabólica que realiza para la diabetes. Estas cifras, y su evolución, se han expuesto en el XIII Congreso de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de las Enfermedades Metabólicas, celebrado en Gran Canaria.

El estudio está basado en 42 pacientes intervenidos desde febrero de 2010, de los que 17 son mujeres y 25 varones, con una media de edad de 50 años y una diabetes de 8,2 años de antigüedad media. De esos 42 pacientes, 21 se trataban con pastillas, los otros 21 precisaban, además, inyectarse insulina. Tras la intervención, ningún paciente precisa insulina. De los 42 casos, 8 siguen tratándose con pastillas en una dosis inferior a la original, y en los 34 restantes se ha conseguido controlar la diabetes y, consecuentemente, no precisan ningún tipo de tratamiento, lo que supone una tasa de éxito del 81 %. Por último, del informe que aporta el Dr. Solano, se extrae que, de todos los pacientes intervenidos, al 57% se les ha eliminado la hipertensión arterial, al 93,7% se les ha eliminado la hipertrigliceridemia y al 100% se les ha eliminado la hipercolesterolemia.

La cirugía metabólica

La cirugía consiste en realizar un cortocircuito entre el estómago-duodeno y la parte inferior del intestino delgado, reduciendo, así, el tiempo en el que el cuerpo absorbe las calorías de la comida y el paso de la misma por las primeras porciones del aparato digestivo. El duodeno es el primer segmento del intestino delgado y en la operación se ha conseguido que la comida no pase por él y por las inmediaciones del páncreas. Como señala el Dr. Solano, “en el duodeno está el origen de la señal metabólica que causa la resistencia a la insulina. Esta señal está posiblemente exagerada o mal sincronizada en los pacientes diabéticos, impidiendo la regulación correcta de los niveles de insulina y de glucosa en la sangre”.

La intervención metabólica para eliminar la diabetes, está indicada en pacientes con las siguientes características: personas con diabetes tipo 2 (90% de las diabetes), mal controlada, que asocien cierto grado de obesidad, con una edad comprendida entre los 18 y 65 años y con existencia de reserva pancreática.

La diabetes

La diabetes es un desorden del metabolismo, el proceso que convierte el alimento que ingerimos en energía. La insulina es el factor más importante en este proceso. Durante la digestión se descomponen los alimentos para crear glucosa, la mayor fuente de combustible para el cuerpo. Esta glucosa pasa a la sangre, donde la insulina le permite entrar en las células.

Hay dos tipos principales de diabetes. La tipo 1, dependiente de la insulina, a veces se le llama diabetes juvenil, porque normalmente comienza durante la infancia (aunque también puede ocurrir en adultos). Como el cuerpo no produce insulina, estas personas deben inyectarse insulina para poder vivir. Menos del 10% de los afectados por la diabetes padecen el tipo 1. En la tipo 2, que surge en adultos, el cuerpo sí produce insulina, pero, o bien no produce suficiente, o no puede aprovechar la que produce, por lo que la insulina no puede escoltar a la glucosa al interior de las células.

Frente a la diabetes tipo 1, que aparece con unos síntomas marcados y necesita insulina desde el inicio, la diabetes de tipo 2 afecta al 90% de los diabéticos y está más asociada a los antecedentes familiares y a los hábitos de vida occidentales.

Según el Dr. Solano, “la diabetes es una enfermedad con gran componente gastrointestinal, derivada de problemas con las hormonas gastrointestinales que influyen en la producción y acción de insulina, por eso puede tratarse con la cirugía metabólica”.

Fuente: www.quiron.es

Deja un comentario