Una nueva ‘medicina’ para la diabetes

Mucho se ha hablado de las curas y remedios “muy efectivos” contra la diabetes, ¿pero qué hay de cierto en todas esas medicinas milagrosas?

Según un estudio realizado, la mejor medicina es el ejercicio, 150 minutos por semana de actividad aeróbica moderada, como por ejemplo caminar. Idealmente, esta actividad debería realizarse en el transcurso de, por lo menos, tres días por semana, con un lapso no mayor de dos días de descanso consecutivos, para poder mantener la condición.

Dos a tres veces por semana de entrenamiento de resistencia. Una buena sesión de ejercicios de resistencia debería abarcar, por lo menos, de cinco a diez ejercicios (con 10 a 15 repeticiones por ejercicio) que trabajen en todos los grupos de músculos mayores.

Actividad diaria. Levántese y muévase como parte de sus actividades cotidianas. “Muchas ‘personas con diabetes’ dejan de hacerlo por miedo a caerse o a perder el equilibrio”.  Pero si empieza solo y poco a poco, eso ayuda. Luego, intente dar más pasos a medida que pueda. Después, puede agregar ejercicios aeróbicos o de resistencia, eso también lo ayudará a mantenerse más activo.

Por un lado, si bien correr o practicar ciclismo a máxima velocidad podría no ser aconsejable para los diabéticos mayores, investigaciones recientes demuestran que levantar pesas sí lo es. Un entrenamiento de resistencia ayuda a contrarrestar la pérdida de masa muscular que viene con la edad y que causa problemas concretos a los diabéticos. “Los músculos constituyen el principal sitio de almacenamiento de los carbohidratos”, explican los especialistas. “Por lo tanto, cuando disminuye nuestra masa muscular, se eleva el azúcar en la sangre porque no puede almacenarse”.

Mantener la masa muscular mediante el ejercicio ayudará, a controlar nuestra azúcar en la sangre, como lo hará el ejercicio en general, razón por la cual los especialistas en diabetes consideran importante el ejercicio, afirman los doctores, endocrinólogos, de la Facultad de Medicina San Diego de la Universidad de California.

Visiblemente el yoga y el tai-chi ayudan a la relajación, actividades “mente-cuerpo” populares entre los adultos mayores. “Ambas son actividades benéficas por diferentes razones. Una de las cosas que puede afectar el control sanguíneo en la diabetes tipo 2 es el estrés. Y tanto el yoga como el tai chi son buenas maneras de controlar el estrés”.

Deja un comentario